De la Soledad

De la Soledad

“Estoy solo, ahora ¿Qué hago?”, “Quiero ir al cine, pero estoy solo y no me provoca llamar a nadie, tengo hambre, pero no tengo quien me acompañe a comer”. Frases como éstas pueden haber pasado cientos de veces por nosotros y llenarnos de tristeza, o hacernos resentir de nuestra vida.

Si observamos otras culturas, sobre todo las orientales, encontraremos cómo la soledad constituye un bastión de crecimiento, madurez, y de ese cautivante encuentro con el Dios que albergamos. Así, encontramos la práctica de la meditación, la peregrinación, el retiro, el ayuno de palabra o de alimento, los monasterios, etc. El niño aquí, desde muy temprana edad, se prepara para tales disciplinas y, con entusiasmo, las ejerce durante su vida, haciendo de su soledad algo nutritivo y lleno de riqueza.

Nuestra educación occidental, en cambio, nos educa para el ruido, la popularidad, la victoria del afuera, no importa cuánto nos llevemos por delante de nosotros y de lo que realmente amamos. Mi consulta, en particular, está llena de hombres y mujeres que se sienten solos, que se quejan de no tener amor, o alguna “Conquistica” que encienda los motores y les haga olvidar lo solos que están.

Debido a nuestra cultura, el colectivo condena la soledad; cuando vemos a alguien comiendo solo, nos sentimos con el derecho de invadirlo, porque: “Pobrecito, está solito(a)”, cuando vemos a alguien en el cine o en el teatro solo, lo vemos con cierta compasión, sin nunca pensar que también es posible el gran disfrute de este estado.

Cuando un paciente me llega en estas circunstancias y me pide que lo ayude a salir de esa “Horrible” sensación, yo le explico que muy poco tiene que ver con la gente que esté contigo, es un terror que sientes, ligado a un abandono, que no se compadece con la realidad, sino que alberga tu ser; y de la única manera que te puedo ayudar es apoyándote a reconocer la soledad y a permitirte vivir en ella cuando sea necesario. Esto te va ganando terreno en tu propia libertad y te enseña que as únicas compañías reales siempre serán tú mismo y Dios, y éstas se sienten, no se ven ni se oyen.

Uno de los más comunes problemas de pareja, lo constituye que los amantes viven la ilusión de que: con el otro nunca más me sentiré sola(o), poniéndole a la pareja un peso y una responsabilidad que no le corresponde, porque lo más crecedor para ellos sería identificar su propia soledad y apoyarse mutuamente a vivirla y esto, en nuestra cultura, es realmente difícil, porque nos han enseñado a responsabilizar a alguien por “Esto que siento”. Así mismo, le cargamos esa soledad a los hijos, amigos, empresas, creando relaciones llenas de deudas pesadas e injustas. Y luego nos quejamos de por qué mucha gente huye despavorida ante el compromiso en las relaciones.

La soledad puede ser un regalo, úsala y gánale terreno a tu propia compañía.

Hasta la próxima sonrisa.
Carlos Fraga

Para Contrataciones

Charla de los Lunes

Asesoría Empresarial

Mi Twitter

Mi Facebook

De nuevo en Televisión

Vivir feat Dj Afro

De nuevo en Radio