Honrando al Trabajo

Honrando al Trabajo

-“El trabajo es mi vida” repetía Alfredo cada cierto número de frases cuando, en su primera consulta, me explicaba lo mal que se sentía y el irreparable daño que le había causado esta jubilación temprana, ejecutada hacía tres meses por la junta directiva de la empresa y recomendada por su médico tratante. Mi nuevo paciente tenía sesenta y tres años, dos infartos, una familia constituida y fue, durante cuarenta y seis años, parte importante de una empresa de finanzas. Decía con mucho dolor: -“Es que los que, supuestamente, me quieren, no se han detenido en que yo soy un hombre de trabajo. Mira Carlos, yo me despierto desde hace muchos años a las cinco de la mañana, siempre contento porque voy para mi trabajo. Me quitaron eso, y siento que apagaron el motor de mi vida, estoy deprimidísimo, nada me importa, no me quiero despertar, eso me parece una gran injusticia, prefiero morirme en mi escritorio y no pasar por este castigo”. La rabia minaba a Alfredo en una sensación de gran injusticia cometida en su contra.

Su esposa, antes de remitirlo, me pidió una cita donde me explicaba lo grave de su lesión cardiaca; me reiteraba que su esposo era un gran hombre, que en su casa nunca faltó nada para ella o sus hijos, pero que la cosa ahora iba a ser distinta, porque él, en estos treinta y tres años, fue siempre el gran ausente. Trabajaba hasta, a veces, hasta las diez de la noche, incluyendo los sábados y cuando no, no hacía otra cosa que hablar, comentar y referir cosas del trabajo. A los hijos y a ella los adoraba, pero sin presencia; “Ahora que había vuelto a casa, comenta, nos dimos cuenta todos que para él, éramos grandes desconocidos”.

El cuadro de Alfredo es más común de lo que quisiéramos. Cuando en la tríada fundamental de la vida ser-hacer-tener nos apoyamos excesivamente en una de ellas, tiende a crearse un desbalance que origina siempre una crisis. Mi paciente había concentrado su fuerza de vida en el hacer y ahora, el sabio devenir le había dado un frenazo para equilibrarlo, para darle sentido, para humanizarlo.

Sin duda para él, sacarlo de su lugar de poder y dejarlo a la deriva en situaciones desconocidas iba a constituirse en todo un desafío: bajar la cabeza le podría compensar en amor, intimidad, familiaridad, cercanía emocional y afectiva y, por supuesto, salud. Ahora le tocaba comprender que lo ganado, ganado está y que este stop, que él veía como un castigo, no es más que una nueva oportunidad. A mí me correspondía apoyarlo en su camino de vuelta a sí mismo, a su familia y, a Alfredo, bajar la cabeza y aprender. Cosas éstas nada fáciles para ninguno, pero muy satisfactorias para todos.

Quiero aprovechar este día para felicitar a todos aquellos que ponen lo mejor de sí para que su hacer y tener compense a la fuente principal: el ser. Recuerden también que el alma se nutre sólo del equilibrio. Feliz día del trabajador.

Hasta la próxima sonrisa.
Carlos Fraga

Para Contrataciones

Charla de los Lunes

Asesoría Empresarial

Mi Twitter

Mi Facebook

De nuevo en Televisión

Vivir feat Dj Afro

De nuevo en Radio