¡Violencia! ¿Violencia?

¡Violencia! ¿Violencia?

Hace poco fuimos testigos de varios hechos de violencia que enlutaron a la familia venezolana. De éstos surgieron voces de humana indignación, tristeza, repudio y éstas, a su vez, dieron lugar a eventos de distinta índole que expresaron un descontento ciudadano ante muchas cosas que no andan bien.

Para escribir este artículo, he esperado que pase un poco el tiempo y se asienten las reflexiones, mas, nunca el olvido. Muchos fueron los colegas comunicadores que me pidieron un mensaje de aliento, de esperanza y hoy ese mismo mensaje, también macerado en mí, se los traigo, advirtiéndoles que es simplemente un pensamiento, mas no una verdad, no poseo verdades, simplemente esperanzas.

Cuando hechos tan dolorosos y tan cruentos nos asaltan, quedamos todos presos del delito, de la muerte, del pánico, y si bien en la anatomía del sentir, pasamos por la primera etapa del shock para luego pasar a la expresión emocional o catarsis y llegar a lo único valioso que nos puede dejar un hecho tan doloroso: la decisión, que no es más que el producto de no sólo ver lo duro del afuera, sino incluirme, ser parte de, y saber que en mí comienza y termina la vida, por lo menos en este cuerpo.

Es en este aspecto que quiero subrayar la reflexión. Si bien es cierto, y el sol no se puede ocultar con un dedo, que dentro de las cúpulas gubernamentales algunos servidores públicos exhiben un lenguaje grosero, revanchista, de permanente afrenta y que, por ende, incita a la violencia de ciudadanos en pro y contra, tampoco es mentira que la respuesta adoptada por la oposición es igualmente violenta, llenando su lenguaje de ironías, incisiones, tonos iracundos y de palabras sentenciosas. Estas dos posiciones, de alguna manera nos incluyen a todos, y como es de suponer, estas actitudes, se nos quedan pegadas del alma y, sin darnos cuenta, vamos sumergiendo nuestra cotidianidad, nuestros afectos importantes y nuestro entorno en esta atmósfera tan poco nutritiva y, por demás, oscura.

Por todo esto, y respetando las razones de propios y ajenos; los penosos y trágicos decesos del Sr. Sindoni, de los hermanos Faddoul y su chofer Miguel Rivas, y los otros muertos violentos con menos ruido, nos están sonando alarmas muy importantes y urgentes que requieren de una concienzuda y amorosa atención para poner manos a la obra en nuestra violencia interna, expresada inconscientemente en nuestro lenguaje, en nuestras expresiones, en lo que vemos y oímos, lo que percibimos de otros, en lo que no entendemos.

Es urgente tomar conciencia de este flagelo silente que viene tomando por asalto nuestras vidas y que también nos ha raptado y está pidiendo negociar. Si bien es válido exigir una mayor seguridad y nuestro legítimo derecho a la paz, se nos hace inminente crear un nicho para que ésta se asiente, y eso es un trabajo individual y de tiempo de amor con nosotros.

Hasta la próxima sonrisa.
Carlos Fraga

Para Contrataciones

Charla de los Lunes

Asesoría Empresarial

Mi Twitter

Mi Facebook

De nuevo en Televisión

Vivir feat Dj Afro

De nuevo en Radio