Atención es Amor

Atención es Amor

Entre las cosas que más sufro en la capital es el servicio, con todo lo grande y profundo de este término. Entiendo, a la vez, que soy muy exigente con esto, dado que la atención al cliente es uno de mis temas favoritos y una de las actividades que más disfruto al entrenar en las corporaciones o empresas dedicadas a vender u ofrecer un servicio. Si el individuo pudiese imaginar la trascendencia que esto tiene, la oportunidad hasta de cambiarle la vida a alguien con sólo mirarle a los ojos, sonreír o decirle: “Déjeme ver qué puedo hacer”, habría otra actitud hacia el servicio, ya no sólo de quien lo da, sino de quien paga por él y tiene derecho a recibirlo.

Me entrené en este campo con personas valiosas; una de ellas, quien me prohibió nombrarla, es de origen catalán, y director de dos importantes academias de servicio, una en Europa y otra en Argentina. Siempre pasa por el país de carrera, pero en una oportunidad le pedí que me concediera el honor de llevarlo a cenar. El accedió. Llegó el día y me esmeré en llevarlo a un sitio que, en comida, es excelente, su carta de vinos bastante buena, y el servicio muy profesional.

Fuimos con mi emoción, casi un reto a cuestas, y durante la velada alabó la buena comida; cuando salimos, le pregunté, casi orgulloso de mi escogencia, que qué le había parecido el servicio; me miró y me dijo: “En verdad ¿quieres que te diga?” Yo asentí y él me disparó una pregunta clave: “¿Crees que si mañana, a esta misma hora, vengo solo, me reconocerán?” Su pregunta me recorrió el cuerpo como un escalofrío, y negué con la cabeza. Al bajarse del carro, me recordó una de sus máximas favoritas: “Cuando se ama, se observa, se escucha, se detiene, y por lo tanto, se recuerda. De lo contrario, el amor son migajas. Servir es amar”.

Como servir, a la corta y a la larga, es nuestra principal misión en la vida, él se encargó de tatuarnos eso en el corazón, ya no solamente en restaurantes, tiendas y hoteles, sino en nuestra pareja, con nuestra familia, amigos, vecinos y allegados.

En esta cultura del “aislamiento in situ”, donde estamos en cuerpo pero no en alma, sabe muy rico, y se paga muy bien, cuando alguien, por nosotros, decide estar ahí, escuchando, observando.

Eso nos devuelve al amor y nos deja tendidos en su regazo.

Hasta la próxima sonrisa.
Carlos Fraga

Para Contrataciones

Charla de los Lunes

Asesoría Empresarial

Mi Twitter

Mi Facebook

De nuevo en Televisión

Vivir feat Dj Afro

De nuevo en Radio