Humor de humores

Humor de humores

En días pasados, viajé a Maracaibo, y como es ya sabido, tal odisea, implica necesariamente, llenarse de paciencia, orar fervorosamente al santo más cercano, para descubrir qué nos tocará vivir para llegar, vía aérea, a nuestro destino.

Ese día, luego de consecutivos cambios de puerta de embarque, nos tocó montarnos en un autobús para ir a la pista y abordar nuestro avión, resultó que no tenía aire acondicionado, y a más de treinta y ocho grados, nos retuvieron veinte minutos contaditos, a casi las doce del mediodía. Todos sudábamos copiosamente, gritábamos, y el encargado nos decía despreocupado y muy ejecutivo:-Hasta que no lleguen todos no puede arrancar la unidad.

Así arrancó, y nos condujo a un avión que había dormido en Maiquetía, y que era un perfecto horno encendido, donde, al entrar, las aeromozas, con razón malhumoradas, se abanicaban con los instructivos de seguridad; allí fueron otros veinte minutos. Dentro del avión, la indignación se convirtió en gritos, improperios y amenazas a tan indolente línea aérea y su deficiente operación, con el sólo matiz claro de algunos que gritaban: -Pero si yo viajo tres veces a la semana, y toditas nos hacen lo mismo.

Yo, proponía llegar escribiendo un correo a la empresa, con copia a los medios impresos, y el grupo apoyaba la propuesta. Hasta que, de pronto, el humor, afortunado y esta vez maracucho, se filtró y se impuso. Uno de los pasajeros deslizó un chiste alusivo al momento, y el otro y el otro, hasta que, en medio del sudor, la risa se hizo protagónica, y el humor matizó la espera, hasta despegar la nave, sirvieron la bebida, y todo se relajó. ¡Bravo! por ese humor nuestro, tan oportuno, tan relajante, tan sano que nos aleja de un infarto, de una embolia ante tanta atrocidad diariamente sufrida; pero al aterrizar, ya nadie recordaba el incidente, los chistes habían pasado limpiándolo todo y ahora estábamos como nuevos.

Esa es la parte peligrosa del humor, cuando nos volvemos inconscientes, y debemos estar alerta a ello. Todo lo que no me deje profundizar, no me deja recordar, y declino en mi trabajo de transformar el suceso en experiencia, y no dejarlo en simple anécdota.

Dejemos intacto nuestro ocurrente humor criollo, seamos nosotros, quienes abriguemos esa capacidad de volver sobre lo ocurrido, profundizar, y tomar alguna acción, de lo contrario, estaremos condenados a repetir y nunca generar cambios. ¿Les suena eso, les parece familiar?

Hasta la próxima sonrisa.
Carlos Fraga

Para Contrataciones

Charla de los Lunes

Asesoría Empresarial

Mi Twitter

Mi Facebook

De nuevo en Televisión

Vivir feat Dj Afro

De nuevo en Radio